La mayor parte del pensamiento consciente de un filósofo está secretamente regida por sus instintos y forzosamente canalizada en vías definidas. (“Más allá del bien y del mal”, Nietzsche)